diumenge, 9 de desembre de 2012

Hoy he leido la entrada de Blue Rose (http://iceorfire.blogspot.com.es/) que recomiendo porque la encuentro muy ineteresante. Me ha hecho pensar sobre mi situación. Yo no tengo ningún trastorno, mi problema es que soy una p**** tragona.  Cuando me siento mal quiero comer (dulces por supuesto, o embutidos o pan o lo que sea ya que estamos) no tengo hambre nunca, sólo tengo ganas de engullir, podria estar haciéndolo en todo mometno, pero como me lo prohibo a mi misma (obviamente no seria bueno pasarse todo el dia comiendo) me pongo a beber como una energúmena: agua, té y mucho descafeinado. Mis descafeinados son chungos y muy asquerosos: mucha agua, un poco de leche y a veces hay grumos, o hay nata de esta que seforma cunaod la leche está muy caliente, la sacarina no se me deshace bien y como pongo descafeinado marca blanca chunga y pongo cucharadas gigantes tiene un sabor entre raro y asqueroso, pero como es dulce me lo tomo (echo tres pastillas de sacarina) a veces tanta bebida y mezcla rara (cocacola, leche, zumo, etc) he llegado a vomitar no sólo porque me sientan mal sino porque me paso un montón con las cantidades y lo tomo muy seguido.  Quiero estar muy delgada pero comer como una cerda...ese es mi sueño irreal e imposible. Me da asco la gente que come como una cerda o que come en público. Yo soy una de esas pero en privado. También lo que hago (y de lo que sietno una culpa terrible) es lo de masticar y escupir. Lleno cada dia tres hojas de papel de cocina con esto. En unos dias he llenado la papelera de mi cuarto, se ha convertido en mi escupidera de comida.

No suelo escribir entrqadas como esta, pero haciendo público lo asquerosa que soy, quizá sea un método para quitarme la gilipollez de encima. Yo no tengo un trastorno real  ni una ednos de esas (no sabía que narices era eso de una ednos, lo lei en en blog de Blue Rose y lo tuve que poner en google) tengo carne de sobra para regalar: es obvio que como y tengo aspecto sano (trasnocho bastante porque mi gilipollez también me impide dormir a veces a horas decentes)

Nunca he sido Ana ni mia, simplemente gilipollas. No bajo un gramo, pero porque no hago nada. Si no como pan o azúcar me siento morir, soy una yonki de la comida y del dulce. No me paso por aquí porque no tiene sentido, quiero comer normal y ser normal. Bajar de los 66 a los 58 no me fue dificil, lo hice comiendo dulces y pan, salsas..es decir de todo (controlando las cantidades), y haciendo ejercicio suave, pero cuando llegué años 58 (después de 2 años) y quise ponerme  a hacer las cosas bien (comiendo bien) fue ahi cuando la empezé a liar. Mis kilos de más, mi flacidez me recuerdan lo fracasada y vaga que soy.

Creo que lo primero que tengo que hacer es amueblar mi cerebro y hacer ejercicio y dejarme ya de estúpideces. Estoy aburrida y cansada de mi misma y supongo que las que me leéis también lo estaéis de mi.