dissabte, 6 d’octubre de 2012


En dos semanas mi vida ha cambiado muchísimo. Me relaciono mucho más con la gente y casi no me cuesta entablar conversaciones. La gente de mi clase en general es muy maja, ayer un día un chico nos ayudó a una compañera y a mi en un práctica que teníamos que hacer en clase y ya tenemos un grupo en facebook para tratar de conocernos todos y pasarnos cosas. En mi otra carrera las cosas no eran así, la gente no era así  Resulta que la gente en esta carrera es lo que yo me esperaba que fuera en la otra (no sé si me explico) en la otra había mucha arrogancia y falta de compañerismo (si contara las cosas que han pasado alucinaríais porque se supone que es una universidad) En la otra carrera me sentí rechazada y aquí puedo ser yo misma. Cuando las cosas me van bien, me da miedo porque para mi es signo de que algo malo va a pasar, pero he decidido dejar las paranoias a un lado. Ahora estoy tratando de ser normal, de comer normal de quitarme la obsesión de ser muy delgada...aunque esta sigue ahí  Hoy me he machacado haciendo footing, casi una horita. Llegué cansada a casa pero relajada y contenta (la gente me mira raro porque acabo muy roja y sudada y con el pelo algo revuelto a pesar de que lo llevo recogido, pero me da igual)

Siempre me he echado las culpas de todo, pero ahora creo que el problema no siempre he sido yo simplemente  se ha dado la circunstancia de que la gente no siempre ha sido la adecuada.

Hay una cosa que quiero contar sobre un chico que conocí hace un par de semanas, pero es complicada porque  ese chico le gusta mucho a mi amiga y yo conecté mucho con él, pero eso es otro tema que contaré otro día para no enrollarme demasiado y así os pediré de paso vuestra opinión.

Seda me alegro de que estés estudiando :) y créeme que con 54 no se está gorda, ahora el problema es...como convencemos a nuestra cabecita de eso?

Yo peso 59,2 y no estoy para nada contenta con mi peso, pero no quiero que mi vida sea como la del año pasado, me gusta mi nueva vida y no quiero echarlo todo a perder. Tengo que dar con un equilibrio, pero esa espinita está ahí,  la de no conseguir bajar.

Por qué es tan importante para mi conseguir bajar de peso? No sigo siendo la misma con 58 que con 59? qué marca la diferencia? trato de explicármelo pero no sé que respuesta darme.