dissabte, 1 de setembre de 2012

El hambre no es un juego, ni una forma de vida, el hambre es...


"El hambre soy yo.
Hasta donde alcanzan mis recuerdos, siempre me he muerto de hambre.
Por hambre yo entiendo esa falta espantosa de todo el ser, ese vacío atenazador, esa aspiración no tanto a la utópica plenitud como a la simple realidad: allí donde no hay nada, imploro que exista algo. 
El hambre es deseo. Es un deseo más amplio que el deseo. No es voluntad, que es una forma de fuerza. Tampoco es debilidad, ya que el hambre no conoce la pasividad. El hambriento es un ser que busca. Es un deseo que resulta intolerable.
Los seres que nacieron saciados —hay muchos— nunca conocerán esa angustia permanente, esa espera activa, esa febrilidad, esa miseria que despierta día y noche.
Si Nietzsche hablaba de superhombre, me autorizo a hablar de superhambre.
Superhombre no lo soy; superhambrienta lo soy más que nadie."

-Amélie Nothomb-

La verdad es que no leo otra cosa que a esta mujer. Estoy obsesionada.