dissabte, 15 de setembre de 2012



Ayer me pesé y me llevé una sorpresa al ver que en vez de los 60 o 61 que me esperaba  apareció un 58'5. Normalmente intuyo lo que peso según como me siento físicamente: si me noto algo cansada o mareada doy por hecho que peso entre 57 y 58 pero ayer me encontraba bien. Ayer retomé el footing, me costó horrores, llevaba semanas sin ir a correr, pero aguanté porque me doy ánimos continuamente, aunque al llegar a casa estaba muerta (tanto de cansancio como de sed) y me bebí 5 vasos de agua de un golpe.
Hoy salí otra vez a correr pero esta vez ya no me costó tanto. Sólo me tomé un vaso de agua, antes e salir. y al volver me comí dos lonchas de jamón cocido sin grasa y una zanahoria. Había decidido no tomar ni azúcar ni pan, pero a mediodía sucumbí y me comí un par de trocitos pero comí brócoli con atún en agua (que tiene muchas menos calorías que en aceite, creo que cada lata de atún con agua tiene unas 60 calorías) y con 4 aceitunas. Lo único que le eché para condimentar fue pimienta negra, nada de aceite ni de sal. Ahora son las 4 y media de la tarde y me estoy tomando un café con un poco de leche sin nada de edulcorante ni azúcar. Como me moría de ganas por tomar algo dulce le pedí a mi hermano uno de sus caramelos rellenos. Aun quedan muchas horas para que acabe el día. Dentro de una semana tengo una cena con mis compañeros de clase y me gustaría que me vieran más delgada, aunque sé que no podré conseguir en 7 días lo que no pude en todo el verano o en todo un año.

No estoy muy bien de ánimos pero eso es porque soy una " triste" estoy en un apartado de apatía constante del que me cuesta salir, llevo años en él y estoy tan acostumbrada a este estado que cuando experimento algún sentimiento distinto no me siento yo misma. Pero trato de animarme y sacar fuerzas para poder llevar una vida y ser lo más normal posible.
No sé si os pasa a  algunas pero cuando una está tan ensimismada o encerrada en si misma, las cosas no salen bien, una se vuelve más torpe y le cuesta concentrarse. Antes pensaba que era por hambre o por falta de vitaminas pero me he dado cuenta de que es por mi estado emocional. El optimismo es una sentimiento clave, eso no quiere decir que todo nos vaya a salir bien pero no dramatizamos tanto y vemos las cosas de otra manera.

Espero poder controlarme a lo largo del día y cenar bien. Ánimo a todas las "tristes" y suerte a aquellas que consiguen avanzar y les va bien, que siga así.

Xoxo.