dijous, 2 d’agost de 2012

Hoy no me ecuentro tan cansada pero oficilamente he dejado atrás los 58 y no porque haya perdido peso, sino porque lo he ganado. Ahora peso 60 kilos. No voy a engañar a nadie, no es porque haya comido muchisimo sino porque todo lo que he estado comiendo ha sido a base de hidratos y azúcar, por no decir de los dos pequeños atracones que me di durante dos dias a media tarde.

He estado haciendo más ejercicio, pero no para bajar sino para calmar la ansiedad. No puedo estar quieta ni concentrada en nada, es horrible. Antes pensaba que era por hambre pero tenga hambre o no me entra la ansiedad por cualquier tonteria: si como, por qué he comido, si no como, porque quiero hacerlo, etc. Muchas veces quiero comer para calmar la ansiedad y cuando finalmente lo hago en lugar de tranquilazarme me siento aún peor. Cuando estoy muy nerviosa se me hace dificil vomitar y entonces no me queda más remedio que "violar" mi garganta usando los dedos (normalmente no los uso, contraigo el estómago y sale "sólo")

Para quien lea esto, puede parecer que estoy orgullosa de mis "hazañas"...pero no es así, siento verguenza de mi misma por todo esto. No puedo mirar a mis padres a la cara porque cuando me miran o me hablan me acuerdo enseguida de lo miserable que soy.
Supongo que el karma me lo está haciendo pagar, como algo que me pasó ayer, pero esto lo contaré mejor otro día.