dissabte, 9 de juny de 2012

Maldita perfección...porque la deseamos tanto si supuestamente no existe?


Esta mañana me he dejado la piel haciendo footing y bailando en lugar de hacerlo estudiando. Me digo a misma que saldré sólo a hacer "un poco de ejercicio" y luego me tiro una hora corriendo, al llegar a casa casi otra bailando y pegando saltos, luego ducha, luego desayuno (yogur natural+ dos lonchas de jamón york+ un poco de café "sacarinado")
Mi madre se sorprende de verme en la cocina: "- Pensaba que te habías ido a estudiar" me dijo. Tiene razón, deberia estar estudiando, me siento culpable, cojo las cosas, me voy a la biblioteca, antes de salir mi padre me dice que me tengo que cortar el pelo, que lo tengo mal y con las puntas muy feas. El otro dia buscando un cable para el ordenador de mi hermano mi padre se pensó que buscaba unas galletas que él tenia guardadas para comérmelas. He alucinado, menuda imagen que tiene de mi. Mi padre insinua a cada momento que me voy a poner gorda. No lo dice directamente pero si lo hace sutilmente, cuando le hago la pregunta de forma directa calla y otorga y a veces me dice que no sea tan malpensada pero sé que tengo razón. No quiero sentirme culpable por comer y no quiero enfadarme con nadie porque seguremente lo dicen por mi bien. No me enfado ni discuto, doy la razón y punto.
Voy a explotar, menos mal que salir a correr me ayuda a quitar toda esta tensión. Me paso un poco, llevo dos dias dejándome el aliento y me duelen las piernas y me noto un poco mareada porque me dio bastante el sol.
Esta tarde iré a la biblioteca, abandonaré mi materia gris y mi conciencia a los estudios. Por lo menos los apuntes no me juzgan.

Mantener el equilibrio es muy dificil pero es necesario no abandonarse. Espero que llegue el dia en que los comentarios sobre mi cuerpo y mi aspecto no me afecten ya sea de parte de familiares o conocidos.

Fuerza chicas.