dimecres, 23 de maig de 2012

Dias de trabajos, ejercicio, exámenes, cansacio y sueño. Pero esta vez a diferencia de otras no lo digo con un sentido negativo o despectivo: trabajos= concentración y mente ocupada. Ejercicio= endorfinas y músculos más tonificados, cansancio= no psicológico sino fisico y mental por el esfuerzo de no parar en todo el dia.
Sueño= Por fin! sueño bendito, echarme a la cama y cerrar los ojos abandonándome a los brazos de morfeo. Las noches ya no son largas, son horas de sueño reparador.
No presto mucha antención a lo que como. Como poco y bebo mucha agua pero lno sigo mucho la dieta.
Sentada en el bus de vuelta a casa me puse a pensar en algo que hacia dias que no hacia: en mi misma. Lo primero de lo que me di cuenta es de lo liberador que es salir de mi propia jaula; el principal obstáculo soy yo. La vida es mucho mejor cuando menos quiero calcular y controlarlo todo. La vida tampoco es tan trágica como yo me pienso, soy yo la que la convierte en trágica. He sido más social y agradable y como consecuencia la gente también lo ha sido conmigo. Po ejemplo esta tarde antes de un examen estaba con mis compañeros de clase hablando y una me preguntó más verme como estaba y le contesté: Estoy tranquila, como sé que todos vamos a aprobar! la gente, que estaba muy nerviosa, se echó a reir por el tono en que lo dije. Estoy intentando recuperar mi yo normal, ese yo más relajado y positivo y ya veo resultados: la gente me trata bien. Me invitan a tomarme algo con ellos, se ofrecen a  llevarme a los sitios, me dan apuntes sin haber peidio nada y me invitan a sentarme con ellos. Antes de entrar a la clase le pregunté a una de mis compañeras si habia sitio en la clase y me dijo que al lado de ella y otras habia un hueco y me acompañó para que pusiera mis cosas alli y de que tuviera el sitio. Me ha gustado mucho el detalle. También soy más agradable con mi familia, me paso el dia quejándome de ellos en este blog y ellos siempre han heho mucho por mi icluso en mi etapa más depresiva. Hoy  me tocaba limpiar la escalera del edificio donde vivo (somos los vecinos los que nos encargamos de limpiar el edificio) y mi madre lo hizo todo para que yo pudiera estudiar. Muchas veces me entran ganas de llorar porque siento que no me merezco todo lo que tengo por eso quiero ser una persona que valga la pena y que haga la vida más agradable a los que tenga alrededor.
No sé cuanto va a durar esto pero voy a intentar disfrutarlo y sacar el máximo partido.