dilluns, 9 d’abril de 2012



Tras dias dedicándome a cuidar mi cuerpo por fin hoy me he centrado en cultivar mi mente. No me ha costado tanto mantenerme concentrada como otros dias supongo que se debe a que hoy he hecho las cosas de forma distinta: en lugar de salir a correr por la mañna lo hice por la tarde. Primero hice más o menos una horita de baile (siempre digo que no me gusta nada bailar pero la verdad es que me encanta el problema es que me da verguenza hacerlo en público, me siento ridicula cada vez que me pongo a bailar en un pub o un disco)
y después me puse mis zapatillas y sali a correr otra horita a un ritmo normal. A pesar del ejercicio las comidas de hoy han sido un desastre total: todas han sido a base de hidratos (desayuno=cereles integrales con muesli, error imperdonable porque sólo 30 gramos tiene unas 150 calorias!, segundo error del dia= la comida, me comi un platazo de arroz con jamón y pollo, buenisimo pero muy calórico. Encima voy y como postre. Menos mal que fue una naranja, por suerte no me falló del todo el sentido común. Ahora tengo que confesar el tercer error del dia: hacia las 8 y media de la tarde me entraron ganas de engullir un bocadillo de jamón y queso. No es que tuviera hambre, es que tenia ganas de eso. Me lo hice lo más pequeño que pude pero luego segui comiendo: cogi una rebanada de pan bimbo, después algun trozo de salchichón, una galleta, una manzana...lo siguiente fue beber agua+ baño ya os imaginaréis lo que hice.
Tengo que confesar que comi todo aquello sabiendo que iba a vomitarlo. Sucumbí porque sino no era capaz de pensar en otra cosa. Masticar comida prohibida y vomitar me calma, pero me deja cansada y con una sensación de sed insaciable. Mañana notaré en la báscula las desgracias alimenticias de hoy. Seguro que me pondrá que peso unos 59 kilos. Comer sano y a sus horas es tarea dificil de momento, haber que tal va mañana.


La sociedad está dividida en dos grandes clases: la de los que tienen más comida que apetito y la de los que tienen más apetito que comida.
- Nicolás Sebastien Roch Chamfort.