diumenge, 15 d’abril de 2012

Me acabo de comer dos donuts caseros enormes que no he podido vomitar. Si alguien me preguntara si estaban buenos no sabria que decir, los he engullido, no sé qué sabor tenían, sólo que eran muy suaves.

Donde coño está mi lema "mirar pero no tocar?" Lo que más rabia me da es que robo bocados a la  gente que podria disfrutarlos, deberia coserme la boca. Hoy es el último día de vacaciones y no tengo ganas de ir mañana a clase ni de ver a nadie pero iré, que narices, sólo me faltaba quedarme en casa sin hacer nada. Espero poder recuperar un poco mi cordura con la rutina de las clases...las vacaciones nunca me sientan bien.