dissabte, 12 de maig de 2012

Tengo ganas de empezar una dieta, una de estas en las que supriman azúcar y carbohidratos. He estado mirando la south beach que viene a ser una especie de dunkan y he leído que si se sigue a rajatabla se pierden bastantes kilos las primeras semanas. Las dieta consiste en: dos semanas en las cuales se elimina la pasta, el pan, la fruta...es decir todo aquello que tenga azúcar y carbohidratos simples.  Dicen que esta es la fase en la que se pierde más peso. Después hay otra en la que se van incorporando algunos hidratos como la fruta. En esta ya se van perdiendo menos kilos. Hay que hacer seis comidas al día porque es una dieta hecha para no pasar hambre y que no caigan los picos de insulina. Los carbohidratos y el azúcar lo único que hacen es abrir el apetito y la necesidad de comer más. Voy a probarla, es una dieta de pocas semanas. Si se engorda aunque sea un kilo hay que volver otra vez con la fase 1. Voy a buscar más info para planificarme un poco los menús. El problema es el tener que comer 6 veces y quitar todo lo dulce, tendré que tener mucha fuerza de voluntad.

Ayer tuve que ir al super, no tenia ganas de salir de casa pero no me quedó otra. Mi paranoia es total, llevo días algo mal del estómago y lo tengo muy hinchado, me veía bastante fea la verdad: cara ojerosa pálida y mirada apagado, pelo aplastado y sin gracia por muy limpia que lo lleve y me daba palo que la gente me mirara. Al pasar por un garaje cerquita de mi casa uno de los chicos que suele estar allí se giró y me dijo un "hasta luego" no fue en tono de burla, sino normal pero me dio mucho palo. El chico era guapísimo unos ojazos azules preciosos y una cara muy bonita. A pesar de mi edad, me siento muy insegura y nerviosa ante los chicos guapos porque sé que no estoy a la altura y no sé como actuar ante ellos. No bastó con un guapo sino que en la caja del super tenia que haber otro. Este era tremendo. Pensé" joder que mala suerte, otro guapo que tiene que verte así de fea".

Aparte de adelgazar me gustaría quitarme las gafas y teñirme el pelo. Un rojo no estaría mal, algo así como cereza. Me lo puse una vez y me gustó muchísimo el resultado. Estoy harta de mi imagen de mojigata  pánfila. 

Me encantaría ser:
el cuerpo soñado: