dilluns, 2 d’abril de 2012

Ser positiva a veces cuesta tanto como no comer.