dissabte, 11 de febrer de 2012

Presentación

Me considero una persona que utiliza lo irracional como meta, que busca un ideal que no existe. Creo que tengo problemas con la comida, la odio y a la vez la amo. No busco no comer, nunca he buscado eso. Primero busqué adelgazar con los años perdí kilos, me volví exigente, obsesionada con el orden, con cumplir con horarios y comidas a rajatabla, con hacerlo todo bien y con sacar las mejores notas o por lo menos que estas fueran muy altas. Más o menos conseguí mis propósitos, pero por qué lo bueno que tenía en mi interior, mis cualidades, no se reflejaban en mi cuerpo? una persona se guía por la imagen. Si mi imagen, es decir mi apariencia no coincide con el ser, entonces no era buena. Esta es una premisa que algunos filósofos han tratado: la bello asociado a lo bueno o a la bondad. Volviendo a la comida, para mi la comida es mi esencia, lo que me define, la que indica mis fracasos. Si tengo hambre, pierdo, si venzo el hambre gano, es decir que si como utilizando la cabeza me llevo el tanto. Lo que quiero decir es que me gusta el control. Ordenar mis comidas es ordenar mi alma. Quiero que mi mente guíe mi cuerpo pero no quiero que la realidad guíe mi mente.